Meditación nocturna de Un Curso De Milagros

Compartir Artículo:

Hoy vengo a compartirte una meditación nocturna basada en Un Curso De Milagros. 

 

Primero voy a hablarte de los beneficios de la meditación antes de irnos a dormir.

 

En el silencio de la meditación nocturna, nos sumergimos en un reino más allá de las apariencias diurnas, explorando la esencia misma de la no-realidad según las enseñanzas de «Un Curso de Milagros» (UCDM).

 

Al cerrar los ojos al mundo externo, abrimos las puertas a una experiencia interna donde la verdad espiritual se revela en su plenitud.

 

La no-realidad, en este contexto, no implica falta de existencia, sino más bien trascender la ilusión de la realidad limitada que experimentamos en nuestra vida cotidiana.

 

La meditación nocturna nos ofrece un espacio atemporal donde nuestras percepciones pueden liberarse de las cadenas de la realidad ilusoria y adentrarse en la comprensión más profunda de la verdad.

En esta quietud, nos preparamos para la meditación nocturna soltando todas las expectativas y juicios.

 

Dejamos a un lado el miedo que se deriva de la creencia en la solidez de las sombras que experimentamos durante el día.

 

Nos adentramos en la meditación dispuestos a abrazar la luz del perdón, disolviendo las ilusiones en la claridad de la comprensión.

 

Prepararse para esta experiencia implica dejar atrás la necesidad de entender y controlar.

 

Nos entregamos al flujo del momento presente, confiando en la paz que el Espíritu Santo nos ofrece en este espacio sin tiempo.

 

En este estado, nos liberamos del miedo y confiamos en la guía interior que trasciende nuestra percepción limitada.

 

La práctica del perdón se convierte en un aspecto fundamental de esta meditación nocturna prolongada.

 

Reconocemos que aquello que percibimos como agravios y ofensas son simplemente sombras de la verdad.

 

A través del perdón constante, transformamos nuestra percepción y disolvemos las ilusiones en la luz de la comprensión amorosa.

 

En el silencio, escuchamos la voz suave y tranquilizadora que nos recuerda nuestra verdadera naturaleza espiritual. Nos abrimos para recibir la orientación divina, confiando en que la sabiduría del Espíritu Santo ilumina el camino más allá de las sombras de la no-realidad.

Durante la meditación, el tiempo se convierte en una danza atemporal, donde cada momento es una oportunidad para soltar y abrazar la verdad.

 

La meditación nocturna, desde la perspectiva de UCDM, nos permite trascender el velo de la percepción limitada y sumergirnos en la eternidad del presente.

Con la práctica de la meditación nocturna con la que conectamos con nuestras verdadera esencia antes de ir a dormir, nos liberamos del miedo, los juicios y las ilusiones, nos sumergimos en la paz eterna que trasciende el mundo de las ilusiones.

En estos momentos de silenciosa comunión, encontramos un recordatorio de nuestra verdadera naturaleza espiritual y la promesa de una guía amorosa más allá de las sombras de la no-realidad.

 

Que la luz del Espíritu Santo ilumine cada paso en este viaje de autodescubrimiento y transformación.

 

Sigue practicando,

 

Sonia

 

PD: te comparto por aquí otras meditaciones que te pueden ayudar si practicas con voluntad y sueltas el control

 

Compartir Artículo:

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.