Escuchar nuestra intuición es la herramienta más potente que tenemos, nos adentra en caminos totalmente desconocidos. Esta voz nos indica qué peligro o consecuencias puede tener el tomar una decisión u otra, y en cuál deberíamos realmente confiar. Nuestro yo interno, es nuestro mejor amigo dentro de nosotras mismas, esa que siempre está preparada y nos conseja cuando sentimos cierta inseguridad, dudamos acerca de algo o simplemente necesitamos un poco de orientación.

 

En su momento ya lo dijo Wayne Dyer:

“Si la oración es para usted hablar con Dios, entonces la intuición es que Dios le está hablando”

 

Para ser una persona independiente y a la vez emocional y espiritualmente conectada es necesario estar en sintonía con nuestra intuición.

 

Ayuda a tus hijos a reconocer su voz interior y a escucharla

 

Los niños, por naturaleza se guían más por su intención. Al ser más pequeños, no disponen de todas las palabras que nos gustaría que dijeran para poder decir cuánto duele algo, o de qué forma se sienten frustrados por ejemplo, pero sí que saben cómo mostrarlo sin la necesidad de ese vocabulario.

Muchas veces los adultos, de forma inconsciente interrumpimos esa conexión innata que ellos tienen de manera que hacemos que pierdan la atención hacia su propia voz interior. En el momento en el que les decimos cosas tan simple como qué tienen que comer o cuanta cantidad, nos ponemos frente a sus enemigos cuando aparece un conflicto evitando que pueda ser él o ella quien elija cómo contestar y actuar, y diciéndoles qué hacer y cómo en cada momento, estamos evitando que contacten consigo mismos y que sean quienes vinieron a ser.

En lugar de ello, piensa que confiando en tus hijos dejas que accedan a esa especie de GPS interno que tienen (y la que tenemos todos), una vocecita que les habla y les dice qué tienen que hacer ya que dentro de ellos está esa intuición con la que vivnieron al nacer.

 

 Cómo ayudar a tus hijos a escuchar su intuición

 

Meditación

Haz un poco de meditación junto a ellos. Sentaos en un lugar que podáis disfrutar de calma e intenta que sea normalmente cada día sobre la misma hora para que sea más fácil asociar y conectar.

Cierra tus ojos y pide que cierren los ojos ellos también.

 Poco a poco intenta que los ruidos y pensamientos que vengan a tu mente se calmen cada vez más, que dejen de disturbarte.

Empezar de 10 a 20 segundos es un buen comienzo, puedes ir aumentando la duración conforme vayáis practicando y consiguiendo un estado cada vez mayor de calma.  Conseguir entrar en este estado en el que se sienta calmado, fuera de estrés y de reconexión consigo mismo ayudará a que en momentos de confusión y de gran tensión emocional pueda reconducir su estado a una sensación de serenidad inicial antes de que el evento traumático apareciera.

 

Preguntas

Hazle preguntas empoderadoras tipo,

¿qué crees que podrías hacer en cuanto a….?

¿Qué te parece bien?

¿Y a continuación qué harías?

De esta manera lograrás que tus hijos recapaciten, busquen una solución que les venga de dentro y que será brindada por su voz interna.

 

Señales

Vivimos en un mundo repleto de señales, siempre hay Energía, y esa Energía siempre está ahí. Aquí lo importante es saber interpretar esas señales que se nos brindan.

Seguramente los niños no reconocerán una voz que les diga de forma clara cómo actuar. Lo llamamos voz, pero se trata más de un sentido. Se puede expresar de muchas maneras: con un pensamiento, unas líneas en un libro o revista, el comentario de una persona tras haber realizado la pregunta, una sonrisa, o simplemente sabiendo que lo que estás haciendo, está bien y te sientes en paz.

Habla con tus hijos de estas formas y otras más que se te ocurran, que hayas percibido tú misma o que te hayan contado de cómo nuestro yo superior se comunica con nosotros.

 

Guía

Tú también tienes una voz interna que te guía. Escúchala. A veces es tan simple como tan sólo preguntar y esperar a recibir la respuesta. Toma un respiro, descansa antes de actuar, o tomar una decisión, escucha la voz que hay dentro de ti (el universo, Dios, ser Superior o como tú misma te dé el gusto llamarlo), y pregúntale para que te ayude a tomar esa decisión que en este momento te está preocupando y no sabes qué hacer.

Pide que te regale las palabras correctas que tienes que usar cuando no sabes cómo hacerlo.

 

Cuidado del cuerpo

Ideal que le recuerdes a tus hijos que para que consigan todo lo que desean siempre los resultados serán mejores si están llenos de energía. Energía fuerte y limpia que se consigue comiendo de manera sana (comiendo mucha fruta y verdura, ¿alguna vez les has dicho que si comen mucha fruta y verdura tendrán más brillo en el pelo, que crecerá más fuerte, tendrán una mirada más brillante y así también su sonrisa? ¡ES CIERTO!).

 

Comer sano, dormir y descansar bien, es una forma de conseguir un Pase Directo a a sintonizar con la voz interior.

 

Con agotamiento, y consumiendo alimentos pesados (de más difícil digestión) y azucarados se hace más complicado conseguir contactar con uno mismo.

Además un poco de movimiento y ejercicio  para el cuerpo siempre ayuda 😉

 

Aprender a escuchar la voz interior de uno mismo es conocer el verdadero potencial que existe en cada uno de nosotros.

 

 

¡Disfruta del proceso!

Y si te ha gustado el post no olvides en compartirlo y si lo has probado con tus hijos y niños que tengas alrededor cómo no  comparte tus experiencia con nosotras para ver qué tal te ha ido 🙂 

Imagen: Freepik.com Niña abrazando oso

Share This