TOP tema entre los papás y mamás, ¡mi hijo dice palabrotas y no sé de dónde las saca!

 

-En mi casa no se dicen tantas palabrotas

-Cada vez que dice una palabrota le castigo

-Si dices una palabrota no te vas a casa de Ángel a jugar.

-Eso lo ha aprendido de su amigo Pepito, que en su casa se dicen muchas palabrotas.

-Como te dé una hostia se te van a quitar las ganas de volver a decir “eso”.

-Vas a dejar de ir con esos amigos que tienes, no me gustan nada.

-Pues se fue con sus amigos el otro día y volvió diciendo cabrón.

-Te he dicho que no digas más esa palabra, que me voy a enfadar.

-Cada vez que digas una palabrota tienes un punto menos para ir a ver el partido con papá.

-Ahí hijo di que sí, dilo más alto.

-Eres muy pequeño para decir tantas palabrotas, eso los niños no lo dicen.

-Eso lo digo yo, tú no, para que te voy a castigar.

-¡PAAAAAM! (pegar al niñ@) Te he dicho que ibas a cobrar si decías otra vez eso, ¡hostia!

-Venga si te portas bien y no dices ninguna palabrota te compro chuches hoy.

– ….

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay infinidad de maneras y formas de actuar para paliar lo que son las palabras malsonantes.

 

¿QUÉ ES UNA PALABRA MALSONANTE?

 

Es una forma de desahogo, una manifestación violenta de un estado de ánimo. Hoy en día continuamente las personas necesitamos desahogarnos ante el estrés que tenemos, y este tipo de  manifestación ayuda a desatar y aliviar toda esa tensión retenida.

 

Las palabrotas, constituyen una degeneración del lenguaje al que pertenecen, “soltar tacos” es una muestra de mala educación, y eso es algo que no queremos que los pequeños de la casa aprendan. Normalmente…

 

Me cago en la puta, serás cabrón, joder, idiota, que te den… hay mil millones de palabrotas y formas de maldecir e insultar al prójimo, pero ¿de dónde viene todo esto? ¿Cómo pararlo?

 

Justo el otro día hablaba con una amiga como en el cumpleaños de su sobrino de 10 años uno de los amigos llamó cabrón al padre del niño, pero así “de free”, lo que viene siendo de gratis y como si fuera algo tan natural como decir “Buenos días”, y, comentamos que en nuestra época, (ahora estamos en los 30) nunca se nos hubiera ocurrido decir ni “idiota” ni nada por el estilo, que eso era algo que decían más los mayores.

 

Pero bueno, ni tanto, ni tan calvo. No se puede estar en una sociedad en la que se “permite todo”, y tampoco en una en la que se viva con miedo “como me levantes la voz te cruzo la cara” “como digas una palabrota te voy a dar”, que con violencia no se arreglan las cosas ya lo sabemos, si fuera así las guerras hubieran acabado hace mucho tras tanto machaque de unos a otros.

 

SHOCK

Tu hijo dice una palabrota por primera vez.

 

¿De dónde ha venido esto? ¿De dónde la ha sacado?  ¿Ahora qué hago?

 

Puede que tal vez te preguntes de dónde ha sacado este lenguaje tu hij@, si verdaderamente sabe lo que está diciendo.

 

Pues bien, COMO REACCIONES ANTE LAS MALAS PALABRAS DE TU HIJ@ INFLUIRÁ EN SU REPETICIÓN DE ESTAS EN EL FUTURO.

 

POR QUÉ LOS NIÑOS DICEN PALABROTAS

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Empecemos por el inicio. Un niñ@ dice mamá o papá o ajo porque es algo que aprende. Al principio no sabe por qué lo dice, es simplemente repetición y está explorando. Al final asocia la cara de alegría de su mamá a que mamá hace referencia a ella, y papá su papá, pero al principio repite por repetir y porque está aprendiendo.

Cuando un niñ@ dice una palabrota es exactamente lo mismo. Si dice “me cago en la puta”, bueno, es algo que ha aprendido, ¿dónde? No sé, ¿Cuándo? Tampoco, pero da igual… La emoción que tú le des es lo que marcará la diferencia.

Si un bebé dice “mamá” “papá” y no le refuerzan, bueno pues dejará de repetirlo hasta que vea que alguien le recompensa por hacer otra cosa, por ejemplo cuando dicen “ajo”.

 

Hay algo que está claro, es una repetición.

Un niño no puede hablar en chino, si no ha escuchado chino antes, o alemán, si no, ¿cómo lo ha hecho?

Pues con las palabras malsonantes sucede lo mismo de algún sitio ha salido, aunque eso no es lo importante, lo importante es saber actuar ante ello.

 

Simplemente puede ser que estén explorando el lenguaje. Prueban una palabra nueva en su vocabulario. Muchas veces las palabrotas suceden de forma accidental mientras los niños están aprendiendo nuevo lenguaje.

 

Del mismo modo, pueden estar intentando expresar una emoción que expresa frustración. O, deciden nombrar la palabra porque le resulta divertido o acarrea una reacción.

 

También puede ser que estén copiando el comportamiento de alguien cuando están maldiciendo.

 

CÓMO ACTUAR CUANDO TU HIJ@ DICE UNA PALABROTA

Simple: IGNÓRALA

Será la mejor forma de acabar con ella.

Ni caso.

No digas nada, no te gires, no lances una miradita de odio, no te rías, fuera el contacto visual. Tu hij@ está buscando atención, haciendo como si nada, es la mejor manera de eliminarlo.

 

Tu comportamiento influirá en el hecho de que el niñ@ maldiga de nuevo o no. Muy importante mantener la calma, primordial para venideras palabrotas.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

 

 

 

 

 

TU HIJO AÚN ASÍ CONTINÚA MALDICIENDO

Explícale el significado de las palabras que ha elegido. Dile, “usando este tipo de palabras hacemos que x persona se sienta mal”. Los niños de 4-5 años no entienden del todo lo que dicen, pero sí entienden que molestan a otras personas.

 

Si la palabrota sale porque está intentando expandir su vocabulario, es un buen momento para corregir la pronunciación, sin más.

 

 ¿EXPLICO LO QUE SIGNIFICA?

 

Niños menores de 4 años no suelen entender, aún son muy pequeños, con decir “esa palabra no es buena” es suficiente.

De 4 en adelante, le puedes preguntar si sabe el significado de la palabra. A continuación dile por qué no está bien que la use “Puedes herir los sentimientos de otra persona”.

 

CUÁLES SÍ Y CUÁLES NO

 

En cada casa hay unas normas diferentes, y lo que está bien visto en una puede que en otra no esté tan bien visto. Establece expresiones que sean adecuadas en tu casa, y las que no. Por ejemplo, en ciertas familias decir “es un burro” está más permitido que en otras.

Al final las normas las pones tú. Elige qué sí y qué no.

 

Una vez hayas establecido qué palabras se pueden usar y cuáles no, sabrás cuando en casa se usan palabras aceptables o inaceptables. Establecer los padres juntos los valores adecuados en la familia.

 

Siempre que quieras que tus hij@s actúen de cierta manera, SÉ MODELO DE EJEMPLO para ell@s. Si prefieres evitar el juramento y el maldecir, evítalo tú también, además de las personas que estén en su entorno.

 

IDEAS PARA REDUCIR PALABROTAS

Los niños al final aprenden que decir palabrotas es una manera de expresar la ira que llevan dentro.

Otra forma de expresar la ira es haciéndola consciente, presente, evidenciándola. Por ejemplo decir “estoy muy enfadada”, darle nombre a lo que pasa realmente y hablar sobre ello con una ESCUCHA EMPÁTICA.

Refuerza el comportamiento de tu hij@ cuando se expresa, te cuenta su frustración y usa palabras adecuadas. Por ejemplo, si alguien se ha burlado de él/ ella, elogia el hecho de que no haya actuado de la misma manera, de que haya sido capaz de alejarse de la situación, intentando debatir qué sucede mejor que fomentando un vocabulario inapropiado.

 

TENER EN CUENTA

Qué películas o series ve, qué música escucha, e importante, que cuando lo haga ESTÉ ACOMPAÑADO, es importante no por el hecho de controlarl@, sino más bien para que se sienta asistid@.

 

En edad escolar hasta los 5 años más o menos, les hace mucha gracia decir “caca”, “culo” “cara de caquita”. Son fases por las que pasan los niños. De igual manera actuar IGNORÁNDOLAS, o explicar por qué no se usan.

 

Si conoces la razón por la que tu hij@ está maldiciendo, puedes guiarlo en su proceso para elegir una forma de expresar lo que Siente.

 

MALDECIR CUANDO SE ESTÁ ENFADADO O FRUSTRADO

Reconocer la emoción, decir que está bien como se siente y que lo quiera expresar.

Decirle que le entiendes, que estás ahí para escucharle y que hay otras maneras de expresar su pesar. Intenta llegar al fondo de su emoción, ver de dónde viene esa frustración y cómo se puede solucionar de una manera más efectiva, sin la necesidad de usar palabras mal sonantes.

Ayúdalo a encontrar la verdadera emoción oculta tras las palabras que desprenden rabia  y trabaja en ello. Por ejemplo, si ha perdido un juguete, sugiérele que busque en el último lugar donde lo vio, luego en su habitación, y así hasta repetidamente.

 

CONTROLAR LA IRA

Técnicas muy sencillas que te hacen reflexionar, calmarte y volver al lugar inicial en un estado más Zen.

Contar hasta 10

Respiraciones profundas

Meditación

Yoga

Hablar acerca de los sentimientos

 

 

En lugar de enfadarte con el comportamiento de su hij@, descubre por qué tu hijo siente la necesidad de maldecir.

 

Recuerda,

  • Aquello a lo que ignoras desaparece
  • Escucha activamente a tus hijos y a sus emociones. Las palabrotas que usa te están hablando de su estado de ánimo.

 

Cuéntame un poco, ¿dice palabrotas tu hij@? ¿Cómo actúas tú? ¿Has probado a ignorarlos?

¿Cómo crees que se siente cuando dice palabras malsonantes?

¡Te veo en los comentarios!

Share This