He tenido la gran suerte de conocer en persona a Bea, la creadora de Va de Cuentos tras haberme formado con ella online en el curso “Con Cuentos y Emoción”.

Va de cuentos nos acerca al mundo del niño. Transmite, que para acompañar al niño, uno mismo tiene que trabajarse y que cualquier conducta que el niño tome hay que saber escucharla, ya que esa conducta te está hablando de qué pasa por su cabeza o para qué actúa así. 

Una gran cantidad de consejos, maneras de expresarte con tus hijos, libros que te ayudarán a transmitir valores y cursos para ti te esperan por aquí de la mano de esta gran profesional 🙂 

Os dejo con la entrevista que tan amablemente y con muchas ganas accedió nuestra Bea. En negrita os dejo mis preguntas, y en cursiva está todo lo que compartió Bea para nosotras 😀

 

Quién es Bea

 

Bea estudió trabajo social, criminología, hizo un Máster en Infancia y Juventud en riesgo social y el CAP, que es la capacitación en España para dar clases. Es cuentoterapeuta y  especializada en acompañamiento emocional y pedagogías alternativas.

Bea se define entusiasta, apasionada e impulsiva.

En la actualidad es educadora en un centro de protección para menores y Fundadora de “Va de Cuentos”. El proyecto está enfocado a la Educación Emocional, Educación alternativa y a la literatura e Ilustración Infantil relacionado con los cuentos.

Es un proyecto para personas que trabajan con niños y niñas, para papás, mamás y donde se pueden encontrar cursos, actividades, talleres recomendaciones  y para así  acompañar en el día a día a niños y adolescentes de una manera consciente y respetuosa siempre buscando que sean personas felices.

 

-Bueno Bea buenos días,  muchas gracias por acceder a hacerte la entrevista, ¿Qué tal?

Gracias a ti por darme la oportunidad de dar a conocer el proyecto y poder hablar de este tema tan interesante.

 

Va de cuentos, El comienzo

 

-Cuéntame un poco sobre ti y de cómo decidiste lanzar Va de cuentos

-Yo llevo mucho años trabajando con niños, adolescente y con población en riesgo de exclusión social  y pues de alguna manera dedicándome al mundo de lo social y al ser cuidadora en la protección de menores me di cuenta de que había muchas de las cosas que veía en los adolescentes que tenían que ver con la infancia y que tenían que ver sobre todo con el tema de la gestión emocional, con todo lo que no habían aprendido y a lo que no se les había acompañado desde pequeños. Entonces bueno  a todo esto yo era una apasionada de la literatura infantil, me encantaba leer cuentos y empecé a utilizarlos en talleres  y me empecé a dar cuenta de los resultados de cómo los cuentos te llevaban a un mundo en que podíamos  hablar de cosas como muy emocionales y los cuentos nos ayudaban a poder expresarnos, y bueno de repente  me junté con mi compañera  Teo que es la que lleva toda la parte de comunicación y ella me ayudó , de,  venga Bea tienes que lanzar el proyecto y todos estos talleres que haces en otros contextos a tener tu propio espacio porque  llega un momento que tener más de 500 cuentos en casa  y también tener un espacio donde poder enseñarlo y poder compartir.

 

¿Por qué es importante trabajar la educación Emocional con niños?

 

-Porque tenemos que dar herramientas a niños y niñas para que puedan  gestionar sus emociones de forma  adecuada.

En la vida nos encontramos con muchísimas dificultades  situaciones frustraciones, duelos, momentos de rabia, momentos de miedo, y 

si damos herramientas  a los niños y a las niñas para poder desenvolverse de una manera normalizada y consciente, les vamos  a permitir poder  solucionar todos  los conflictos que se puedan encontrar en la vida

Entonces  si les sobreprotegemos si no les damos herramientas  los críos al final se encuentran perdidos en la vida; creo que  acompañarlos en todos esos procesos, desde pequeños y respetarlos les va a ayudar a tener luego una autoestima alta, un reconocimiento de emociones, una adecuada expresión emocional y eso les va a dar habilidades para poder luego desenvolverse en la vida de forma adecuada y ser felices.

-¿Cómo le das estas herramientas a los padres?

Ante todo les diría que respetaran utilizando una comunicación no violenta, respetando y validando todas las emociones las emociones no son buenas ni buenas ni malas sino que hay que acompañarlas dando a los niños las oportunidades necesarias para que ellos puedan tomar sus propias decisiones siempre con la guía y el acompañamiento del adulto.

Permitiéndoles que puedan expresar las emociones y acompañarles en el cómo lo tienen que hacer, respetando los tiempos, dándoles presencia real, una escucha activa, en el día a día es muy difícil atender de una manera consciente a los niños y adolescentes, porque vivimos en un mundo en que estamos todo el tiempo ocupados y los niños necesitan consciencia, necesitan presencia real del adulto y también que

Haya una parte en la que el adulto realmente pueda relacionarse con el niño desde una igualdad desde que somos personas, no desde que yo soy el adulto, soy la autoridad y soy quien manda, y cuando el niño se siente respetado el niño también respeta, cuando se siente querido, el niño quiere también, el niño quiere siempre, el niño es amor desde el principio pero tiene que sentir eso para que haya un vínculo también.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

Un rinconcito en Va de Cuentos

 

-Porque cuando dicen, me tienes que hacer caso porque yo soy el padre, o yo soy la madre, ¿ahí qué pasa?

-Ahí aprenden que por la fuerza, por el autoritarismo y por el miedo, porque a veces con todos los castigos y todos los mensajes de chantaje emocional al final los nenes aprenden que con la fuerza es como se consiguen las cosas, y eso es como lo van a vivir, a canalizarlo, ¿cómo? en el cole con el bullying o luego vamos a tener adolescentes que hay violencia de género, porque no hay respeto a la otra persona, porque te han enseñado de esa manera

Había que analizar realmente estas personas, cómo les han educado, vamos es  seguro que tiene tanto que ver cómo les han educado para luego reflejar eso en el otro.

 

 

Castigo y tiempo fuera, ¿son efectivos?

 

-Completamente en desacuerdo.  

El tiempo fuera es al final la silla de pensar, por ejemplo. Te dejo en la silla de pensar para que pienses en lo que has hecho. ¿Pensar es malo?  Mandamos un mensaje contradictorio.

El castigo es una herramienta que utiliza el adulto porque no tiene otras estrategias para poder acompañar,

si el adulto tuviera estrategias de gestión emocional propia para poder aceptar que el niño ahora mismo está teniendo una actitud inadecuada y yo desde la calma, la paciencia y el amor pudiera darle las herramientas para que el niño las pudiera aprender y pudiera gestionarlo de otra forma no necesitaríamos el castigo.

Nosotros hablamos de consecuencias para que los niños se puedan hacer responsables de lo que han hecho, quiero decir, si tú has tenido una conducta inapropiada, te responsabilizas de lo que has hecho y  a lo mejor en el momento en el que eres consciente de que lo has hecho mal, puedes hablar con la otra persona y puedes resolver el conflicto o reparar el daño que has hecho. Pero no desde la imposición, siempre tiene que ser algo donde el niño lo haga porque haya un aprendizaje porque si no es todo mecanizado.

-Por ejemplo, me pongo en la posición de una madre cuando un niño se porta mal, y sí, desde la paciencia, el amor, la calma, pero cuando se porta tan mal que ya no sabes qué más hacer y lo único que te sale es decir  “vete a tu cuarto” o “fuera de aquí”, ¿Cómo lo harías tú?

-¿Por qué pasa eso? En ese momento la madre no tiene herramientas para poder sostener esa situación, entonces eso es una realidad y no podemos negarla, o sea hay adultos que llega un momento que les desborda la situación, pero si tú te desbordas el niño aprende lo que tú haces, quiero decir, el niño tiene que ver cómo tú canalizas, y cómo tú ante una situación de dificultad respondes,  si tu respuesta es el estímulo y lo que te hace ponerte nervioso dejarlo fuera, el nene lo que ve es que no estás aprendiendo y que no te estás enfrentando a la situación sino que estás quitándote de encima  lo que no puedes soportar.

Entonces yo lo que propondría  es que hubiera realmente una canalización de la gestión del adulto y un reconocimiento de que ahora mismo no puedo, y no pasa nada, pero trabajárselo porque el vete de aquí es un “no puedo con esto”

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

En Va de Cuentos, en cada rincón te encuentras un poco de magia…

 

Cómo actuar ante una rabieta

 

-Vale, para empezar recordaría primero que ante una rabieta tenemos que haber puesto los límites bien, a veces la rabieta viene dada porque los niños y las niñas no tienen, no saben por qué les hemos dicho que no, entonces, es importante poner los límite claros sinceros y si el límite esta puesto, no te voy a comprar esto, y no te lo voy a comprar, explico los motivos y el niño ahí se excede, y empieza la rabieta,

¿Por qué la rabieta? Porqué está frustrado, porque no puede conseguir lo que les gusta, a ver a todos los adultos nos pasa también pero tenemos la posibilidad de coger de irnos  al gimnasio sacar toda la rabia que tenemos  o de pegarnos 4 gritos por ahí y los niños no.

-Claro, ¿cómo lo hacen ahí los niños?

-El niño lo que necesita es que se le acompañe, ¿Cómo se le acompaña? Primero validando la emoción, el niño está enfadado, y el enfado no es una emoción mala, porque es una rabia que tiene que sacar, entonces, si tú en ese momento, cortas la situación, y no le dejas expresarla lo que haces es que no cierras el ciclo. Lo que ocurre es que eso se queda dentro y lo va a sacar en otro momento, por ejemplo en un supermercado luego va a salir, se pone a llorar, en ese momento le coges lo sacas,  y luego va a salir antes o después, entonces hay que  atender las situaciones, de que está enfadado, reconocer,

“entiendo que estés enfadado pero ahora no te voy a comprar esto por esto o por lo otro, entonces voy a estar aquí el tiempo que necesites”,

y estar con él, entonces de repente se pondrá a llorar, habrá cosas que no permitamos,

“no, no permito que te hagas daño ni que me hagas daño a mí”

Y, ¿qué hay de malo en que un momento dado el niño tenga frustración y lo saque? Lo que hay de malo es que nosotros tenemos también un miedo a la mirada de los demás increíble. A que te apunten y digan “que mala madre eres, no le pones los límites, es que se está subiendo encima”. No, es que estás respetando que el niño está enfadado.

Y el niño ahora mismo necesita sacar la rabia, entonces la mamá, la educadora, o la persona que sea dice:

“Entiendo que estás enfadado, no te voy a comprar esto”

Y una pregunta clave  es

¿qué necesitas?

A veces necesitan llorar, necesitan gritar, necesitan que salgamos fuera y que salgamos a correr, a  pegar a algo, y tenemos que escuchar eso porque si no cuando vuelvan a enfadarse, cuando sean más mayores y tengan una situación de conflicto y no esté el adulto ¿Qué pasa? ¿Qué hacemos si no hay un adulto, que lo descoloca y que le cambia en ese momento el estado? Le cambia no, le corta.  Tenemos que dar las herramientas desde pequeños y preguntar ¿y qué necesitas, en qué te puedo ayudar? Y estar, porque muchas mamás lo que hacen es que se van, dejan al niño solo, entonces encima estoy solo ante esta situación de rabia

-Es muy importante escuchar todas las emociones, que no hay malas ni buenas, no hay emociones negativas ni positivas, la rabia, la tristeza, todas.

-Y puede ser que haya un momento en el que los niños te digan ¡quiero que te vayas! Y una cosa que recomendamos es

“Bien me voy, pero estoy aquí al lado, mamá está aquí, estoy detrás de la puerta, si necesitas cualquier cosa estoy aquí”

Permito que el niño exprese lo que necesita, pero no me voy, porque luego los nenes lo que hacen es que se asoman para ver si sigues estando ahí y si tú acompañas eso, el niño aprende que a pesar de todo sigues estando ahí, pero que no vas a pasar determinadas cosas por alto y que los límites son los límites, y que sigo estando ahí pero te he puesto un límite,

 “pongo límites porque te cuido y porque te quiero y no voy a permitirte el comprarte todo esto, porque te puede hacer daño al estómago o simplemente hemos acordado ya que es la hora de cenar y no vas a comer nada porque ya hemos preparado la cena”.

Hay muchas formas,  igual que hay límites que son por seguridad y

no te dejo tocar ahí porque te puedes hacer daño, ¿vale? Y entiendo que te apetezca subirte a esto tan tan alto y tan  peligroso pero ahora mismo con la edad que tienes  no te lo voy a permitir, no quiero que te haga daño, a lo mejor cuando sea más mayor sí,

y ahí el límite lo tiene que tener el adulto y tiene que tener muy claro para qué es ese límite, que es para proteger al niño, y es para cuidarlo, para cubrir sus necesidades, y no las mías, que es una cosa que suele pasar, que se ponen límites  como yo no soporto que tú te subas ahí y como tengo miedo no te dejo subir, entonces ahí primero sería:

¿Es peligroso?

No

¿El niño puede subir?

¿Me da miedo?

Vale, pues entonces a ver cómo lo gestiono

 

Es un aprendizaje y un desaprender muchas cosas por eso siempre decimos que el adulto tiene que trabajar mucho, tiene que escucharse mucho.

-Y la consistencia y persistencia de cuando dices algo, seguir esa línea y no salirse de ahí, porque si no lo que le estás enseñado al niño es que puede cambiar.

-Pero luego también hay otra cosa, es la naturalización del error: es decir los límites tienen que ser coherentes, eso es importantísimo, pero también nos podemos equivocar, me refiero en otras cosas, hay veces que los adultos hacemos cosas que no están bien, y está bien decir me he equivocado, lo siento es importante poner los límites, con esa coherencia, con esa continuidad de  si esto es peligroso ahora, sigue siendo peligroso lo que pasa que cuando se hacen más mayores también los límites son diferentes.

 

 

El momento más duro o de abandono

 

-Bea, ¿recuerdas algún momento que haya sido muy duro, trabajando con niños que hayas querido abandonar, o te hayas frustrado muchísimo, y hayas dicho qué difícil es trabajar con este niño o en este momento?

-Que haya pensado que quiero abandonar nunca, que me haya ido del trabajo llorando muchas veces.

Con frustración muchas veces, Bueno acompañar a niños y niñas que están en situaciones difíciles de desamparo, es una situación dificilísima, ver que los niños lo que más necesitan es a su referente, a su mamá y a su papá, y que no puedan estar con ellos, entonces ver cómo están de rotos, te toca personalmente, no trabajo con una máquina, trabajo con personas, y trabajo con niños,  y entonces claro, también trabajo con adultos, y hay situaciones en las que se te derrumban y se te ponen a llorar entonces claro que es difícil, pero

nunca he pensado lo voy a dejar, me hace como más fuerte, me hace creer más en mi trabajo y tiene que haber personas que acompañen a adultos a que acompañen a sus hijos y tiene que haber personas que ayuden en procesos a niños y niñas con dificultades, que estemos preparados, que no vale cualquier cosa, se tiene que saber por qué etapa se está pasando, que se vea de verdad  y tiene que haber una conciencia un trabajo personal no puede trabajar cualquiera en esto. Esto es importante.

-Uno mismo tiene que trabajar

-Sí, y trabajar mucho, desarrollar muchas cosas y conocernos a nosotros también.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

 

 

 

 

Por aquí ando yo conociendo un poquito más la Sede

 

El mejor día en el trabajo

 

-Vale Bea, ¿cuál ha sido tu mejor día en el trabajo? Un día que te haya llenado de felicidad, que hayas dicho sé que lo que estoy haciendo es lo mío, es para siempre y me llena. ¿Recuerdas algún momento?

-Recuerdo con niños muy bonito, estuve trabajando durante dos años con chavales con muchas dificultades, con problemas de delincuencia, ya mayores y recuerdo de ir a ver un niño que habían encerrado en un centro de menores fui a hacer una visita yo, cuando no iba a visitarlo nadie, y ver esos ojos de felicidad de sentirse reconocido, y estar ese ratito con él acompañándolo, contándome,

luego me mandó una carta diciéndome que me lo agradecía mucho, que se sentía muy solo ahí.

Pues esas cosas, ¿no? Y luego siempre digo que los momentos más bonitos de mi trabajo son los momentos cuando arropas a los niños en la cama. Ese momento de leerles el cuento, de hacerle cosquillas,  decirle que le quieres, y de acompañarlos en el momento de irse a la cama, que es un momento de sentirse solo, en la oscuridad, en esta cama, sin sus padres, es un momento difícil y también que es un momento en el que nadie quiere irse a la cama. Entonces acompañar esos procesos, han sido muy bonitos.

Y luego a parte acompañar a mamás, acompañar en una formación muy larga,  y a profes,

“un profesor me dijo una vez que gracias al curso, había empezado a ver a sus alumnos como personas”

¡Fíjate! Qué cosa tan simple  pero como de repente veía a todos los alumnos como personitas individuales y con sus necesidades.

Y una mamá cuando acabó un curso me dijo que me lo agradecía un montón, porque ella vino muy muy muy nerviosa llevaba muy mal con sus dos nenas, tenía muchas dificultades  y cuando acabó el curso me dijo que ahora estaba en paz, que había aprendido a mirar a sus hijas de otra manera

-Desaprendido y aprendido ¿no?

-Y claro, eso es un regalazo.

Y luego también momentos de ilusión personal, cada vez que hacemos un encuentro, de esos que hacemos todos los años, el momento del final, que vemos los buenos momentos que han pasado en el fin de semana ver a la gente cómo comparte, cómo habla de ese fin de semana, todo lo que le ha gustado y ver a la gente ahí compartiendo sus emociones “es muy chulo también,  llena mucho.

¿Cuándo es el encuentro?

Del 13 al 15 de julio  de 2018 ha sido el séptimo encuentro. Son todo talleres, acabamos de sacar la programación, sobre todo talleres relacionados con la educación emocional, laboratorios, talleres de música de literatura infantil, talleres de creatividad, cuentacuentos por la noche todos en pijama por la noche, hay una piscina también, de expresión corporal, arte, y tenemos ahí como muchas propuestas, es un fin de semana para los adultos y es un fin de semana de encontrarnos de compartir, de experimentar, de disfrutar. Hacemos dos al año.

 

Consejo para educar emocional y conscientemente a tus hijos

 

-¿Qué consejo le darías a mamás, a los papás a los profes que quieran seguir una educación emocional o consciente?

 

Pues, les diría primero que los niños no están ahí para retarles, están ahí para aprender, y para que les acompañemos en los procesos.

Les diría que los profes, y las mamás y los papás somos personas referentes y que tienen que ser modelos, tienen que ser modelos a todos los niveles, y a eso me refiero a modelos de cómo resuelven, cómo gestionan, y sólo con eso basta.

 

-Los niños aprenden constantemente, todo lo que hagas, lo van a copiar.

-Sí, ya no hace falta, fíjate, no tienen que tener conceptos, si no que tienen que trabajarse ellos y cuando tu estás bien contigo mismo y sabes canalizar las cosas eres referente y puedes acompañar de una manera más tranquila. Y, diría también que empezaran a escuchar las necesidades de los nenes,

y que intentemos no proyectar nuestras cosas,  ¿no? los niños son individuales, y no son lo que no hemos podido ser nosotros.

-Muy importante, no he podido ser yo esto, y quiero que lo seas tú

-Exacto, y no poner todos los juicios, y las etiquetas de todo lo que nos han dicho y de todos los aprendizajes que llevamos aquí y si realmente escuchamos y confiamos en ellos, es un aprendizaje en el día a día, yo me he formado mucho, llevo mucho tiempo en el mundo del acompañamiento emocional y quien más me enseña no son los cursos, son los niños.

-Hay que hacer una escucha activa todo el tiempo, cada vez que actúan contigo te están dando mensajes

-Siempre, todo el tiempo, sí. Hay que identificar qué es lo que te están diciendo, hacer una lectura, claro, para eso hay que saber la situación por la que está viviendo, sus necesidades, según la edad  y cómo acompañar el tema del miedo, los duelos, y cómo les puedes explicar las cosas según la edad que tengan, y cómo viven las cosas los adolescente, o sea ¿por qué son así? Es importantísimo saber que les está pasando para poder entenderlos, y no están ahí para   hacérnoslo pasar mal, al revés, sino están ahí para enseñarnos.

 

 

Referencias sobre Educación Emocional

 

-¿Me podrías decir quién es o quienes han sido tu mayor fuente de inspiración para todo lo que estás haciendo?

Pues varias personas; con la que yo empecé a formarme con todo el tema de acompañamiento emocional fue con Cristina Cano. Que bueno, ahora ya no está, pero estaba por aquí cerca. Ella ha sido una de las que me han enseñado.

Luego también he aprendido mucho en toda la parte escolar pero además en el público, y eso fue gracias a lo que estudié en la escuela de Barcelona, Congres-Indians, con la directora Astrid., me gustó mucho porque te habla del acompañamiento, de cómo llevar el acompañamiento en la escuela.

Y luego ya lecturas, como Rebeca Wild, Pepa Horno ahora me encanta, muy relacionado con el ámbito de protección del menor, y cómo respetar la infancia.

Y autores un montón, pero luego mucha gente que me ha acompañado en los procesos, amigas, compañeras de trabajo con las que he compartido y con las que he aprendido muchísimo.

Y también tengo muchos referentes de autores, autoras que lo que escriben me encanta Rocío Araya, Elena Ferrándiz…. También La revolución en la escuela, podría ponerme aquí y no parar.

 

 

¿Qué libro recomiendas?

 

-Y de todos los libros que tienes, ¿qué libro recomendarías si tuvieras que elegir uno?

Yo siempre digo el de Pájaros en la cabeza de Rocío Araya, es el cuento que me hace ver cómo no tenemos en cuenta en la escuela las emociones, eso es aplicable al mundo, a todo, de verdad hay tantos de verdad que ahora mismo no podría.

Hay un cuento que me gusta mucho que habla del acompañamiento que es De verdad que no podía de Gabriela Keselman.

De verdad que no puedo elegir…. (risas)

-Tu preferido es….

Mi preferido es el de Pájaros en la cabeza es el cuento que te remueve, hay una frase que dice

 

“¿Puedo ser buena y al mismo tiempo feliz?”

 

Y dices ¡guau!,  ¿qué estamos enseñando? ¿Qué el niño que es el bueno es el que no se expresa, el que no habla, el que no se mueve, el que no cuestiona? ¿Quién es el malo? El que se revela, el que se comunica, el que no hace caso a todas las cosas.

 

Va de Cuentos

 

-Bueno, cuéntame un poco ¿qué es lo que hacéis en Va de cuentos? Cursos, talleres, todos los libros que tenéis.

-Pues mira, tenemos una sede, que está aquí en san Vicente, en Alicante. Y bueno, es un espacio donde tenemos una cuentoteca que está abierta al público de forma gratuita de lunes a viernes por la mañana y por la tarde con más de 1000 cuentos con diferentes temáticas de sexualidad, educación emocional, de creatividad, de todo tipo donde la gente puede venir a verlos sin problemas, es un espacio donde tenemos unos sofás, te puedes tomar un tecito tranquilamente, vienen muchos niños.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

Luego tenemos una parte de librería, y dentro de muy poquito vamos a abrir una tienda online.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Y, a parte, hacemos formaciones en colegios, en institutos, en escuelas infantiles, como en asociaciones y en nuestra propia sede, de acompañamiento emocional, sobre creatividad, sobre coeducación. Hacemos formación online también, de coeducación en la infancia también hacemos uno de acompañamiento emocional.

Hacemos los encuentros que  te he comentado antes, y también hacemos cuenta cuentos y animación lectora con un grupo que se llama “Al otro lado de la Parcela”, También estamos metidas en un montón de proyectos con el ayuntamiento, trabajando con mujeres gitanas en un barrio de exclusión social, y estamos haciendo intervención en centros comunitarios, sociocomunitarios, laboratorios de cuentos en coles, en clase, en situaciones de conflicto, autoestima, estamos dando muchas cosas y bueno todo lo que está por llegar, estamos abiertas a propuestas que nos puedan llegar.

-Quiero decir que estoy encantada con el Curso online de Con Cuentos y Emoción, que ya lo terminamos. Estoy encantada, con todos los cuentos, con todas las lecturas que hemos hecho, con todos los temas que hemos hablado porque sirve muchísimo para los profesionales, y luego también para mamás y los papás, así que totalmente lo recomiendo.

¡Gracias!

-Y bueno, ¿Hay algo que te gustaría decir?

Bueno, pues invitaros a también pasaros por nuestras redes sociales, que solemos también colgar muchas cosas, en la web va de cuentos, Facebook ponemos mucha formación, en  Instagram, Twitter, y que también hacemos asesoramiento de lectura infantil de forma totalmente gratuita, que tenéis el correo, las redes sociales para poder poneros en contacto con nosotras  Y que aquí estamos cuando queráis os podéis pasar o podéis escribirnos.

-Muchas gracias Bea

Gracias a ti Sonia.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Bea y yo después de la entrevista

 

Enlaces de interés

 

Por aquí te dejo una serie de enlaces que te pueden interesar que se han mostrado a lo largo de la entrevista.

Va de cuentos

web vadecuentos.com

Facebook

Instagram

Twitter

 

Autoras, Personas y lugares de referencia

Cristina Cano, Espacio Karacolas

Escuela Congres-Indians, Barcelona

Rebeca Wild

Pepa Horno

Rocío Araya Gutierrez

Elena Ferrandiz

Gabriela Keselman

 

Libros recomendados

Pájaros en la cabeza

De verdad que no podía

 

Agradezco a Bea el tiempo que se tomó para realizar la entrevista conmigo para publicarla en la página, y por todos sus consejos, que seguro que nos sirven a muchas, sobre todo pensando en la amplia experiencia que tiene.

Las que la conozcáis seguro que reconocéis mucho de lo que dice por aquí, y las que no, pues espero que hayáis aprendido, hemos intentado plasmar con la entrevista grandes dudas que las mamás soléis tener en el día a día, pero si tenéis cualquier duda, podéis escribirla abajo en los comentarios, o esribirle a ella directamente a través de cualquiera de las plataformas digitales de Va de Cuentos.

Os recuerdo, que Va de cuentos es una de las 10 páginas que recomiendo para fomentar una educación consciente. Aquí puedes ver otras que te pueden interesar.

Cuéntanos, ¿Se te ocurre alguna otra manera de aproximarte y escuchar a tus hijos que no hayamos mencionado aquí?

 

 

 

 

 

Share This