De gran importancia es quererse a uno mismo para poder después querer a los demás.

Nosotros también somos dignos de recibir amor, y una vez recibido, sabremos cómo expresarlo al resto.

Continuamente decimos a los demás lo valiosos que son,  destacamos sus puntos fuertes, las características que en las que destacan y los alentamos a fluir en su camino creyendo en sus posibilidades, fuerza, y con la certera creencia de que pueden conseguir lo que se proponen porque a nuestros ojos son grandes personas.

Eso, ¡está genial! Ayudar al prójimo, ver sus puntos fuertes y querer ayudarles, pero, hay algo muy destacable en todo ello, y es que lo que ves en el otro está en ti 😉

¿Cuántas veces te dices que te quieres?

 ¿Cuántas veces te recuerdas lo valiosa que eres?

¿Cuántas veces te halagas cuando haces algo bien?

¿Cuántas veces te premias por haber conseguido un objetivo deseado?

El amor propio es de vital importancia para la vida de una misma. Enseñar a tus hijxs a quererse y respetarse es básico para su propio bagaje emocional y crecimiento.

A continuación, te presento una actividad para reflexionar con tus hijxs, que también te puede servir a ti misma.

El objetivo de esta actividad es que aprenda que para dar amor a los demás, primero lo tiene que tener dentro él o ella misma, y no sólo tener, si no saber que lo tiene, y valorarlo.

Entonces, leéis juntas:

Hay una persona a la que conoces hace muchos años. Es, a esa persona, a la que le vas a escribir una carta, una carta de amor y de agradecimiento.

Esta persona, siempre, siempre, siempre ha estado contigo, aunque hay veces que piensas que estás sola, que nadie está contigo, y que nadie te acompaña, esa persona sigue ahí contigo, a tu lado. Es, una persona que quiere que estés bien, y que aunque no te des cuenta, sigue al pie del cañón contigo,y no te ha abandonado nunca, y ten por seguro, que nunca lo hará.

Que momentos en los que te sientas más triste, o menos triste, más alegre o menos alegre, recordará junto a ti cada uno de esos momentos.

Seguro que ya has empezado a pensar en esa persona que siempre está a tu lado, y seguro que ya recuerdas algún momento con ella.

Pues bien, ahora es momento de que le digas lo importante y valiosa que es para ti, que reconozcas todo lo que ha hecho por ti para que día a día te sientas un poquito mejor y que le digas lo que te ha ayudado hasta el día de hoy para conseguir muchas cosas que ahora sabes hacer, porque sin el apoyo de esa persona, no hubiese sido posible.

Escríbele una carta de amor. Dile cuánto la aprecias, cuánto la quieres, y cuántas cosas has conseguido gracias a ella, todo el valor que tiene esa persona para ti. Qué es lo que más te gusta de esa persona, en qué es muy buena haciendo cualquier cosa como un deporte, colorear, correr, sonreír, o cualquier cosa que te atraiga de ella.

Recuérdale también, los momentos bonitos que habéis vivido juntos, cómo de bien lo habéis pasado, y, recuerda también aquellos que no han sido tan bonitos, pero que habéis podido saber surfear y sobrellevar y que ahora tras el aprendizaje te han llevado a el punto donde estás.

Hazle saber, que estás realmente agradecida de estar con ella, y lo afortunada que te sientes de tenerla en tu vida.

Ahora, dale a tu hijo, a tu hija, a tu sobrino, a tu alumno o a ese niño (también vale para una misma), un sobre con un sello, y un papel donde ponga a qué persona debe escribir su carta:

Esta carta es para ti

Entonces, le das una hoja en la que pueda escribir todo lo que siente hacia sí misma. Le dejas el tiempo que sea necesario, y que haga un dibujo si así lo desea.

Luego, esa carta debe llegar a su casa una vez puesta la dirección y el sello.

Una vez terminada la carta, hacer cuestiones del tipo,

¿Cómo te sientes después de haber escrito la carta?

¿Te ha gustado escribirla?

¿Has descubierto de ti cosas que antes no sabías?

¿Te habías dicho estas cosas antes?

¿Cuándo crees que te puedes mandar la próxima carta?

Cuando reciba la carta, dejar que la lea y luego hablar de cómo se ha sentido. Se puede hacer con los hermanos, los primos, los vecinos,los amigos o en clase, y así luego charlar todos juntos y contrastar unos con otros cómo se han sentido, y qué habilidades han descubierto en sí mismos.

Muy importante que sientan esa gratitud, y sepan recibir esos elogios a sí mismas para integrarlos.

Imprescindible trabajar el amor propio para poder amar a los demás y sentirnos bien con nosotros mismos. Cuando uno se siente bien consigo mismo, y sabe apreciarse, está en concordancia con su mundo interior, se convierte en ese reflejo y, es capaz de amar a los seres de su alrededor.

Foto niña espejo

Share This